//
you're reading...
Seducción

¿Seductora, yo?

La primera acepción del diccionario de la Real Academia Española define seducir como “engañar con arte y maña; persuadir suavemente para hacer algo malo”. A mi entender, esta concepción negativa tiene su origen en la religión y, más concretamente, en la Iglesia católica, que entiende la seducción como algo meramente sexual y, por ello, origen del pecado. De hecho, este es precisamente el segundo significado del DRAE: “Atraer físicamente a alguien con el propósito de obtener de él una relación sexual”. El tercer y último sentido hace referencia a cautivar, sobornar, “embargar o cautivar el ánimo”, es decir, conseguir algo del otro a pesar de su voluntad.

Yo no lo veo así. En mi vocabulario, seducir significa “inducir a alguien a darnos algo que nosotras queremos”. Pero lo que nosotras queremos no es algo malo, sucio o pecaminoso, sino algo profundamente humano: amar y ser amadas. Y viceversa, lo que queremos del otro es que nos ame y sea capaz de ser amado.

Como podéis comprender, esta concepción está a años luz de la típica expresión “la carne es débil”, que da a entender que los hombres, todos sin excepción, caen rápidamente ante unas piernas abiertas cualesquiera.

Por eso, lo primero de todo es preguntarse si realmente buscamos este tipo de conexión y de relación, en la cual las mujeres subordinamos, cautivamos, manipulamos y, en definitiva, seducimos a los hombres.

En cualquier caso, ha de quedar claro que todo el mundo seduce, hasta los niños, porque todos necesitamos ser amados, reconocidos, respetados.

Por ello, más que no seducir, que es inevitable, se trata de que cada uno descubra cómo seduce y si esta forma de seducción le aporta lo que le realmente le satisface. Cada uno tendrá que descubrir cómo lo hace y qué es lo que pide cuando lo hace.

Es importante saber que nuestra forma de seducir está estrictamente ligada al tipo de hombre que atraemos. Si hasta ahora este tipo de hombre no nos satisface, quizás necesitamos revisar cómo pedimos lo que necesitamos a través de nuestra forma de seducir.

Anuncios

Acerca de mujerconpoder

Soy una Egipcia loca que revolucionó su entorno diciendo No a todo lo que le imponía la cultura y la religión a una mujer en el mundo Arabe desde la edad de 17 años. A los 33 años se marchó y aterrizó en Barcelona sin conocer a nadie, sin conocer el idioma y sin saber qué iba a pasar en su vida. Se buscaba a si misma tirándose al vacío. Se encontró en sus variadas facetas internas y externas. Consiguió éxito profesional, dinero y seguridad y volvió a dejarlo todo para encontrar el amor. Después de encontrarlo vuelve al arena profesional y ahora su gran reto es crearse hueco en internet con sus cursos y productos.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Contacto

feminidadconsciente@gmail.com Tfno.: 667 78 15 42
youtube

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Más contenidos

Archivos

Imagen de cabecera: Georgia O’Keeffe

A %d blogueros les gusta esto: